lunes, 5 de octubre de 2015

Envidia Sana

La envidia, término del latín "invidia" significa mirar con malos ojos y la mirada juega un papel clave, de ahí que se habla del mal de ojo o la ojeadura cuando alguien es mirado con cizaña o malicia .
Es el deseo de obtener algo que posee otra persona y que uno carece.
Se trata del pesar, la tristeza o el malestar por el bien ajeno. En este sentido la envidia constituye el resentimiento ya que el sujeto no quiere mejorar su posición sino que desea que al otro le vaya peor.
La envidia oculta admiración en ese deseo por tener algo que otro posee y genera rencor o resentimiento al ver el éxito del otro.
El envidioso es un carente, un disconforme que necesita alimentarse de lo que el otro posee y ahí sí está la impotencia de no creerse capaz de lograrlo por mérito propio y vivir comparándose.
Esconde una baja autoestima, poca valoración y esa cuota de agresividad que genera desprecio.
Vivir mirando hacia fuera en lugar de hacia dentro es una garantía de infelicidad y frustración constante. Hay quien mira y admira, pero hay quien mira y no sólo envidia sino que hasta odia.
Pero la envidia no es sólo un sentimiento que provoca una gran desdicha en quien la padece, sino también en quien es objeto de ella, que se ve envuelto en un conjunto de comportamientos malignos de los que no es en absoluto responsable.
La envidia viene de las primeras vivencias infantiles en la sensación de rivalidad edípica con el progenitor del mismo sexo, con el cual se lucha y compite por el amor del otro (padre o madre).
También en la mujer se habla de envidia al pene y tiene que ver con la castración (de ahí el tema de arrancar los ojos) y la falta.
Por eso la envidia es ceguera emocional, furia y desborde de quien no ve nada como propio y proyecta en el otro su frustración y bronca.
La mejor herramienta contra esto es la indiferencia y evitar el contacto con estas personas, pero nunca entrar en el juego ni competir o ponerse a la altura de ellos.
La llamada "envidia sana" disfraza o disimula bajo una aparente bondad o admiración el deseo de quitar lo que el otro posee y es un eufemismo de la mirada comprensiva de la envidia, que es única vertiente de un objetivo de quitar y ocupar el lugar del otro.
En suma la "envidia sana" es la forma hipócrita de la "envidia malvada o despiadada" y es un mecanismo psíquico para liberarse de la culpa por lo que se siente ante lo que el otro posee.
Te dejo una página de referencia del tema:

http://www.elaguijon.es/content/aspectos...

"Cuando la gente ve el éxito en otro y le gustaría tenerlo, sin sentimientos negativos de por medio, se dice que es envidia sana".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada